The Dodos – Brillante Rareza

The Dodos

Cientos de veces llegué a escuchar “Visiter” (2008), el excepcional segundo disco del dúo de San Francisco The Dodos. Ávido de sonidos nuevos y de canciones imperecederas, ese trabajo supuso el perfecto ejemplo de lo que uno desea que la música despierte: pasión. Todavía hoy, temas como “Jody”, “Ashley”, “Park Song” o “Fools” forman parte de escuchas periódicas cuyas propiedades emocionales siguen siendo vigentes.

Desde entonces, The Dodos publican “Time to Die” (2009) y “No Color” (2011), siendo éste último el que más aceptación comercial tiene, aunque, paradójicamente, sin llegar al nivel de excepcionalidad de “Visiter”. ¿Estaban dejando de lado, entonces,  el fuelle de la sorpresa y la creatividad para dejar paso a la falta de valentía? Porque si un elemento fundamental de su música era la capacidad para generar la sensación de estar ante algo único dentro del panorama musical, eso se estaba perdiendo. Afortunadamente, “Carrier” (Polyvinyl Records, 2013) llega para desmontar de un plumazo todas esas inquietudes. Meric Long (letra, voz y guitarra) y Logan Kroeber (voces y percusión) entregan un trabajo que recupera el espíritu que les hizo diferentes al resto. La reconversión hay que buscarla, como sucede en muchas ocasiones, en la vivencia de un suceso dramático que conlleve una reflexión profunda. En el año 2012, Chris Reimer, guitarrista del grupo de post-punk Women, se les une brevemente en una gira. En ese tiempo, Long y Reimer comparten una manera de entender la experimentación a la hora de tocar y componer música, una influencia mutua que a buen seguro provocó, sobre todo en Long, una revisión de su peculiar forma de enfrentarse a la creación musical. Lamentablemente, Reimer pierde la vida de forma inesperada poco después, hecho que marcará definitivamente la grabación de “Carrier”, un disco que rezuma tristeza, en cuyas letras planea la muerte y la desolación, pero que a su vez desarrolla la brillantez y la experimentación de la que tanto Reimer pudo influenciar a Long. El ejemplo más claro lo encontramos en su primer single, “Confidence”.

PLAY! – “Confidence”

___________________________________

La manera de tocar la guitarra de Long, combinando lo acústico con lo eléctrico y, sobre todo, su genial técnica del fingerpicking, no tienen comparación con cualquier otro guitarrista dentro del panorama rock-pop actual. De riffs imposibles y velocidad endiablada, cada tema se basa, en su mayoría, en la simpleza instrumental y en una guitarra que lo llena todo. Logan Kroeber, por su parte, no se queda atrás con tempos de batería inverosímiles basados en ritmos africanos. Ambos músicos demuestran su gran pericia técnica, aunque ese hecho no engulle la emoción de unas composiciones que siempre hallan en la voz de Long y sus estribillos la dulzura necesaria para que cada tema nos llegue para quedarse. Algunas canciones nos retrotraen felizmente a pasajes de “Visiter”, aunque con la sensación de que The Dodos han madurado de forma exponencial a su gran talento. Las dos últimas piezas del disco, “Death” y “The Ocean”, que cuentan con la colaboración de Magik*Magik Orchestra, lo demuestran. Antes, dejaros  llevar por los momentos maravillosos que aportan canciones como “Transformer”, “Stranger”, “Confidence”, “Relief” o “Family”.

PLAY! – “The Ocean”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s