Sunny Day Real Estate – “How It Feels To Be Something On” (Sub Pop Records, 1998)

Sunny Day Real Estate

Para alguno de vosotros, el contenido del siguiente post no os descubrirá la rueda. Para los que no conozcáis a este grupo de Seattle llamado Sunny Day Real Estate, y especialmente su disco “How It Feels To Be Something On” (Sub Pop Records, 1998), quizás sea una auténtica revelación, ya que estamos frente a uno de los mejores trabajos de la década de los 90’s del siglo pasado. A nivel estrictamente personal, esta banda se convirtió en su día en una obsesión, marcando un antes y un después en mi concepción de la música rock contemporánea. Acostumbrado a formaciones que más o menos ya estaban en boca de todos, de repente me llega, no recuerdo exactamente cómo, este disco de carátula extraña con un nombre de banda largo e inmediatamente atractivo, que estaba rodeado de secretismo y culto. Era el tercer álbum de un grupo que, en apenas 6 años de vida, habían dado un tímido puñado de entrevistas y entregado fotos de promoción contadas con los dedos de una sola mano. Además, contaban con una disolución tras su segundo disco – conocido como “The Pink Album” (Sub Pop Records, 1995) -, una reconfiguración de sus miembros, una revelación religiosa por parte de su líder, Jeremy Enigk, y una vuelta al ruedo provocada por un suculento contrato de su discográfica, la mítica Sub Pop Records, responsable de la publicación de casi todas las bandas de la escena grunge de Seattle de los primeros años de los 90’s: Pearl Jam, Nirvana, Soundgarden, etc… Imbuido como oyente en todo lo que sonara a emocore, mi estilo de música favorito de la época, lo que sucedió tras escuchar “Pillars”, el tema que abre esta obra maestra sin paliativos, forma parte de esos momentos imperecederos que uno recuerda a lo largo de su vida.

PLAY! – “Pillars”

___________________________________________________________________________________________________________________________________________

SUNNY DAY REAL ESTATE CD

Formados como grupo en 1992, el profundo respeto de la crítica por Sunny Day Real Estate se inicia tras la publicación, en 1994, de su disco de debut “Diary” (Sub Pop Records, 1994). No en vano, ese trabajo ya contenía un buen número de temas extraordinarios de sonidos ásperos e inquietantes. “In Circles” , “Song About An Angel” o “Seven” son, a día de hoy, clásicos absolutos que ayudan a describir la escena musical de ese momento de resurgimiento creativo.

PLAY! – Sunny Day Real Estate – Temas representativos de Diary

______________________________________________________________________________________________________________________

En el año 1995, la banda publica su segundo disco homónimo, un compendio de temas antiguos y nuevos al que se le rebautizó como “The Pink Album” por su austera carátula rosa. Ya por entonces, comenzaron los problemas y desavenencias entre Jeremy Enigk, que respondía al estereotipo de líder atormentado y de amplio mundo interior, y el resto de los miembros de la banda. Enigk sufrió una especie de epifanía religiosa que le llevó a abrazar el Cristianismo como un nuevo nacido. Esa profunda espiritualidad impregnaría las letras del futuro “How It Feels To Be Something On”. No es extraño, pues, que el proyecto acabara prematuramente en ese punto, imaginando las discusiones entre Enigk y el resto de sus compañeros por ver hacia dónde debían ir la expectativas creativas del grupo. Y por si fuera poco, Dave Grohl, batería de Nirvana y responsable de Foo Fighters, les ofrecía a Nate Mendel (bajo) y a William Goldsmith (batería) la posibilidad de unirse a su nuevo grupo para configurar su sección rítmica. Ambos no lo dudaron y accedieron a la petición de Grohl. Por su parte, Dan Hoerner, guitarrista y vocalista, además de fundador de Sunny Day Real Estate, decide abandonar momentáneamente la música para irse a trabajar a una granja y vivir tranquilamente con su familia. Jeremy Enigk, frente a la desbandada, opta por continuar su carrera en solitario publicando un ambicioso disco titulado “Return of the Frog Queen” (1996), un trabajo que se aparta de la visceralidad de su antigua banda, para dar paso a sonidos mucho más acústicos, y que demuestra la desbordante creatividad de un músico genial.

PLAY! – Extracto del disco publicado por Jeremy Enigk, “Return of the Frog Queen” (1996)

 __________________

Así las cosas, y bajo la apariencia de que Sunny Day Real Estate jamás volvería a grabar un disco de estudio ni nada que se le pareciera, llega el año 1998. Lo curioso de la situación era que, a lo largo de los tres años de silencio desde su separación, el número de fans e incondicionales de la banda aumentó considerablemente, hecho que no pasaría por alto al sello discográfico que los apadrinó desde un principio. Los directivos de Sub Pop Records decidieron poner un contrato sobre la mesa para que Enigk y compañía se encerrasen en un estudio y resolviesen en la medida de lo posible sus desencuentros. Afortunadamente lo consiguieron. De los miembros iniciales del grupo regresaron todos menos Nate Mendel, quien fue sustituido por el bajista Jeff Palmer. En septiembre de 1998, “How It Feels To Be Something On” sale a la luz, convirtiéndose en el último disco de la formación para Sub Pop Records.

El álbum, con un sonido mucho más profundo y progresivo, está envuelto por un misticismo fruto de las creencias religiosas de Enigk, quien canta desde las entrañas, con una variedad inabarcable de tonos y matices vocales. Ya no lo hace con la rabia que caracterizaba a los primeros discos, sino con una emoción controlada que termina de explotar en ciertos momentos del álbum. Aparte del tema inicial, que  a mi juicio es uno de los mejores escritos de la reciente historia del rock universal, “How It Feels To Be Something On” posee canciones catárticas de una belleza exultante. Valgan de ejemplos “Every Shining Time You Arrive”, “Two Promises”, “How It Feels To Be Something On”, “Guitar And Video Games” o “Days Were Golden”. Se aprecia madurez y solvencia, además de ganar brillo mediante la utilización de mayor abanico de instrumentos. Y, por supuesto, se expande ese sentido de entender la música tan peculiar de la banda, con un sonido inconfundible, de riffs y estribillos que sólo un grupo de inmenso talento es capaz de generar.

En el año 2000, publican su cuarto y último álbum de estudio como tal: “The Rising Tide” (Time Bomb Recordings, 2000), y después de que su nuevo sello discográfico quebrase e impidiese que el grupo pudiera hacer una gira europea, como era su deseo, Sunny Day Real Estate anuncian su definitiva disolución. Paradójicamente, Jeremy Enigk, Nate Mendel y William Goldsmith se reagrupan en el año 2001 bajo el nombre de The Fire Theft, publicando un único y excelente trabajo homónimo.

PLAY! – “How It Feels To Be Something On”, momentos de un disco excepcional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s