Festival Primavera Sound 2013 – Do Make Say Think

DO MAKE SAY THINK

Desde Toronto, Canadá, nos llega Do Make Say Think, una banda que, en cierta manera, siempre ha vivido a la sombra de Godspeed You! Black Emperor. Quizás se debe a que sus inicios coincidieron con el auge del post-rock de finales de los años 90, una etapa en la que bandas como la de Montreal o los galeses Mogwai estaban en su máximo apogeo creativo. Quizás también por el hecho de pertenecer al sello Constellation Records, uno de los focos más interesantes de la música instrumental y experimental, cuyo hijo pródigo fue, una vez más, GY!BE. Sin embargo, y pese a considerar a las mencionadas bandas titanes en su estilo, mi confesión – y no dudo que la de algunos más – es la de haber disfrutado con mayor y silenciosa devoción cada disco de Do Make Say Think. ¿Quizás el grupo que mejor ha sabido evolucionar ese defenestrado estilo llamado post-rock? No lo sé, aunque apreciando su continua búsqueda de elementos que den a cada álbum algo diferente del anterior, la conclusión a la que llegas es que siempre han dado en el blanco, convirtiéndose en un más que respetado grupo de excelentes músicos que despiertan emociones profundas a cada paso que dan.

PLAY! – Mini documental de las sesiones Beyond the Sound (en inglés con subtítulos en francés)

_

Con seis discos publicados, Do Make Say Think han sido fieles a la máxima de que el arte se corresponde a la inquietud por la improvisación, reflejando el momento en el que se crea, y el entorno y la situación emocional y vital que se vive en ese instante. Por ello, su música es, en cada trabajo, más madura y precisa. Aunque ya desde su disco homónimo de 1998 presentaban un gran interés por un estilo tan “maduro” como es el jazz, algo que nunca han abandonado en sus posteriores trabajos. Sin embargo, la rabia y los destellos eléctricos salpican en ocasiones los desarrollos de sus primeros temas – y digo desarrollos porque es definitorio de la música post-rock instrumental, un sonido basado en la repetición de patrones que se van enriqueciendo a medida que transcurren los compases -, aunque no conforman lo esencial de su música, no como lo hacían GY!BE o A Silver Mt. Zion, sino, más bien, al más puro estilo Tortoise. Además de la búsqueda constante de evolución musical, otro elemento que los ha distanciado de la mayoría de bandas análogas de la época ha sido su tímida utilización de la electrónica. Algo que fueron dejando de lado con el tiempo para centrarse en instrumentos más tradicionales. Lo que, en general, marca poderosamente sus composiciones son la utilización del bajo – cuyos loops cobran vida a cada segundo que pasa -, los vientos – hay desde trompetas a flautas traveseras, pasando por cornetas y saxos -, guitarras que pasan del punteo nítido y elegante a la distorsión más expresiva, y una sección de percusión en la que sobresalen dos sets de batería. Justin Small, Ohad Benchetrit y Charles Spearin van intercambiando instrumentos, mientras que Dave Mitchell y James Payment son los encargados de darle volumen a las baterías. Sus mayores logros llegaron con dos trabajos cumbres: “Goodbye Enemy Airship the Landlord Is Dead” (2000), y “Winter Hymn, Country Hymn, Secret Hymn” (2003). En directo cuentan que son tremendos y que no dejan indiferente a nadie. Para un servidor, que Do Make Say Think estén en el cartel del próximo Primavera Sound es todo un lujo y  una de las noticias más excitantes del festival.

PLAY!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s