Perlas 2013 Vol. 1

Beasts of Southern Wild

BEASTS OF THE SOUTHERN WILD (B.S.O.)

No es exactamente preciso decir que esta Banda Sonora Original perteneciente a la película Beasts of the Southern Wild sea una Perla de este año 2013, pues, en realidad, el film se estrenó el año pasado en casi todo el mundo… menos aquí. Por fortuna, y gracias a sus recientes 4 nominaciones a los Oscars 2013 (Mejor Película, Mejor Director, Mejor Actriz Protagonista, y Mejor Guión Adaptado), esta pequeña obra de arte dirigida por el debutante de tan sólo 30 años, Benh Zeitlin (Nueva York, 1982), acaba de llegar a las salas de nuestro país, y tras haber sido galardonada en el festival de Sundance 2012 (Gran Premio del Jurado y Mejor Fotografía), y en el último Festival de Cannes (Cámara de Oro y Premio FIPRESCI). Casi nada. Y, lamentablemente, sin noticias de ella hasta ahora.

No es este un espacio para la crítica cinematográfica, aunque no puedo evitar decir que la historia de la pequeña Hushpuppy y su padre Wink me conmovió como pocas lo han hecho últimamente. Enmarcada en una zona que los protagonistas llaman “The Bathtub” (La Bañera), que en realidad es un bayou, un entorno pantanoso formado por los meandros del Mississippi (Louisiana), la trama recorre un breve periodo de tiempo en las vidas de una comunidad al margen de la sociedad moderna e industrializada, una población que vive separada del mundo por uno de los grandes diques que protegen New Orleans. La pequeña Hushpuppy (la nominada al Oscar Quvenzhané Wallis), de seis años, debe sobrevivir a ese entorno hostil y sobrellevar la relación salvaje con su padre Wink (Dwight Henry). La pequeña heroína cree que el universo y todo lo que vive en él se rige por un frágil equilibrio que puede romperse por un diminuto detalle. De ese encaje perfecto de piezas depende la vida o la muerte de sus seres queridos, y, por ello, la niña deberá transitar hacia la madurez para restablecer lo quebrado. En realidad, Beasts of the Southern Wild es una preciosa fábula salpicada por un realismo mágico que impregna cada fotograma de una belleza y una energía poco comunes. Pero veamos el trailer y, a continuación, hablemos de su impresionante Banda Sonora.

PLAY! – “Beasts of the Southern Wild” (trailer)

__________________________________________________________________________________________________________

La denominada música Cajún es la propia de la parte geográfica en donde se desarrolla la película, Louisiana, una música cuyas raíces provienen de la colonia de franceses que se instalaron en la región una vez fueron expulsados por las autoridades coloniales británicas de Acadia, una zona de la actual Canadá que comprende las provincias marítimas de Nueva Escocia, Nuevo Brunswick y la Isla del Principe Eduardo, allá por el año 1755. Las antiguas baladas de los acadianos sirvieron de influencia para que esa música folclórica deviniera en lo que, en nuestros días, se conoce como el estilo Cajún. El acordeón se alza como instrumento vehicular de casi todas las composiciones, así como la viola de arco. Parece ser que Benh Zeitlin, antes de rodar la película, pasó largas temporadas en estas zonas pantanosas conviviendo con sus habitantes y sus tradiciones (aunque, la isla de “The Bathtub” es ficticia completamente). De ahí que la música compuesta por el propio director, conjuntamente con el productor Dan Romer, se ajuste a la perfección al espíritu del film. Las melodías son excelentes, dejando el poso que ya obtuvimos con bandas sonoras como las de “El Último Mohicano” (Michael Mann, 1992), “Amélie” (Jean-Pierre Jeunet, 2001), o “Wonderland” (Michael Winterbotton, 1999). Es decir, que ya nunca más se podrá pensar en las imágenes sin oír la música en nuestras cabezas. Además, se incorporan composiciones de artistas que, de un modo u otro, han sido pieza capital para que la música Cajún llegara a nuestros días. Ahí están Leroy “Happy Fats” Leblanc, The Balfa Brothers, o The Lost Bayou Ramblers. Estamos ante un clásico de las bandas sonoras que dará que hablar en el futuro. El corazón late con fuerza de emoción en cada uno de los segundos que transcurren en cortes como “The Bathtub”, o “Once There Was a Hushpuppy”. Viva el abrazo del cine y la música.

PLAY! – “Once There Was a Hushpuppy”

___________________________________________________________________________________________________________

PLAY! – “The Bathtub”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s