Menomena / Ramona Falls – La Complejidad del Rock

Hace ya doce años que la ciudad de Portland, Oregón, vio como tres músicos con originales inquietudes musicales se reunían para dar forma a una banda llamada Menomena. Justin Harris (voz, bajo y saxofón) y Danny Seim (voz y batería) ya colaboraban previamente, pero no fue hasta que Brent Knopf, y tras ver a ambos en un concierto, se les presenta y les propone crear un proyecto conjunto. La química surge al instante y, tras un período de puesta a punto como grupo, publican “I Am The Fun Blame Monster!” (2003). Brent Knopf implanta una forma de composición y grabación basada en el Deeler (Digital Looping Recorder) un programa informático desarrollado por el propio Knopf, cuya característica básica es que cada músico, de forma intuitiva, graba su parte de instrumento siguiendo un tempo concreto predeterminado y utilizando únicamente un micro que capte el sonido. Una vez esa parte está grabada en el software, se hace un loop, se pasa el micro a otro miembro de la banda para grabar sobre la pista recreada su parte de instrumento. Es algo así como una jam session en donde, al final, y tras haberse registrado numerosas pistas, se selecciona lo que funciona para cada tema. En realidad es un proceso democrático de creación musical, hecho que elimina cualquier choque de egos en la formación. El resultado es un sonido que parece sampleado, con numerosos cambios de ritmo, con estructuras que evolucionan como pequeñas piezas sueltas, pero que, no obstante, suenan uniformes una vez están engarzadas. Escuchando los discos de Menomena todo parece complejo, preguntándote en ocasiones cómo se las arreglan para llevar al directo esas barrocas composiciones. La respuesta es sencilla: son músicos como la copa de un pino.

Danny Seim y Justin Harris

Esa fructífera colaboración entre Harris, Seim y Knopf dio sus frutos en los siguientes tres discos de Menomena, siendo “Mines” (2010) su obra capital. Sin embargo, el proceso de creación de ese disco se alargó desmesuradamente en el tiempo (casi cuatro años desde el no menos deslumbrante “Friend and Foe”), lo que provocó que Knopf diera rienda suelta a su talento para llevarlo hacia otro proyecto personal al que llamó Ramona Falls. Ya antes de la publicación de “Mines”, el nuevo grupo de Knopf se presentó en sociedad con un álbum, a mi juicio, soberbio. “Intuit” (2009) sigue los parámetros musicales de los discos de Menomena, aunque inyectando algo más de grandilocuencia a sus temas. Imagino que Knopf, un multinstrumentista excepcional, vio la posibilidad en Ramona Falls de desarrollar sus ideas sin la mediación de nadie más. Tras la publicación de “Mines”, Brent Knopf anuncia a sus colegas que abandona Menomena para centrarse en su nuevo grupo. En realidad, les deja algo colgados, ya que todavía no habían comenzado la gira de presentación. Como Harris y Seim han declarado posteriormente, el pensamiento inmediato tras esa devastadora noticia no fue si debían continuar o no con Menomena. Eso, afortunadamente, lo tenían claro. La inquietud máxima fue la de poder sustituir a Knopf en los directos, dada su compleja implicación a la hora de lanzar samplers y cubrir las importantes partes de piano y guitarra. Lidiaron con el problema como pudieron, reduciendo la gira y pensando en un nuevo disco ya como duo. Las cosas parecen que, para ambas partes, han ido calmándose, dándose la casualidad que ambas formaciones acaban de publicar nuevo disco en este 2012. Pero echemos la vista atrás y disfrutemos de varios temas de Menomena con su formación inicial, y de Ramona Falls antes de que Knopf decidiera volar solo.

Lo que nos demuestra la irrupción de “Moms” (2012), quinto disco de Menomena, y de “Prophet” (2012), segundo de Ramona Falls, es que el sistema de composición utilizado por los tres músicos funcionó de maravilla, y que todos aportaban su talento a partes iguales. El resultado en ambos casos es excelente, dos trabajos de rock intrincado, en donde no cabe ni un ápice de aburrimiento. Además, ambas formaciones han optado por endurecer su sonido, con riff de guitarras eléctricas atronadoras, compitiendo mano a mano con pianos y percusiones rocambolescas. Quizás cueste un poco adentrarse en el mundo propuesto por ambas bandas, pero, una vez asimilada su peculiaridad, las disfrutaréis de lo lindo.

PLAY! – “Plumage”, primer tema del quinto disco de estudio de Menomena, “Moms” (2012)

PLAY! – “Spore”, primer single del segundo álbum de Ramona Falls, “Prophet” (2012)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s