San Miguel Primavera Sound 2012 – Crónica (Parte 1)

Tres días intensos de buena música, en un festival que cada año se hace más grande y mejor. En esta ocasión, se hacía inmensamente difícil hacer una selección de las bandas a las que acudir para ver sus directos, ya que muchas de ellas coincidían en horario en los múltiples escenarios del recinto del Parc del Fòrum de Barcelona. Dejando de lado la propuesta musical, lo que me llevo del festival es la sensación de buen rollo reinante en todas las jornadas, así como la percepción de que todo el mundo tenía muchas ganas de festival. Me da la impresión de que mucha gente deseaba dejar de lado la crisis durante algunos días para sentir que todavía hay alegría en nuestras vidas. Ha sido una gran victoria frente a ese concepto incomprensible llamado “prima de riesgo”.

Este post no viene a ser una crónica global de la programación del festival sino, más bien, un recorrido seleccionado a través de los grupos que más me interesaban ver. Ojalá pudiera haberme desdoblado en más de una ocasión, pero al no ser eso posible, tuve que lidiar con varios dilemas de los cuales mi conclusión fue la de disfrutar y dejarse llevar. Comencemos.

 

JUEVES, 31 DE MAYO

 

Todo gran festival debe tener un punto de encuentro si vas acompañado de amigos. Este año han pasado por el San Miguel Primavera Sound unas 150.000 personas repartidas entre los conciertos del Fòrum y los gratuitos del Arc de Triomf. El nuestro, a lo largo de los tres días, fue M.O.T.E.L, una de las paradas situadas en la zona de merchandising y discográficas dedicada a la ropa vintage. Son gente amiga, sí, pero eso no quiere decir que no merezca la pena mencionar el buen gusto de su ropa y estilismo, y que valga la pena pasarse por su pequeña tienda situada en el barrio del Raval de Barcelona (hasta los mismísimos Beach House la mencionaron como lugar al que querían visitar en la revista Time Out).

 

FIELD MUSIC

El primer concierto al que acudimos fue el de Field Music en el Escenario Vice. No es fácil llegar en frío y enfrentarte a la extraña propuesta de los hermanos Brewis, una suerte de pop-rock de tiempos cambiantes y riffs algo rocambolescos salpicados de pianos y violines. No se congregó mucha gente, así que fue agradable verlos de cerca e ir adentrándose poco a poco en su música.

PLAY! – “A New Town” de su último disco “Plumb” (2012)

 

DEATH CAB FOR CUTIE

Este año, desde el Escenario Vice hasta el Escenario Mini (de punta a punta del recinto festivalero) se tenía que andar una media de 15 minutos. Eso hacía que tuvieras que calcular muy bien el desplazamiento a la explanada del mayor escenario del festival (el principal correspondía al Escenario San Miguel, aunque creo que el aforo del Mini era más amplio y cómodo, excluyendo su difícil acceso a través de un diminuto tramo de escaleras). Así que tocó correr para llegar al concierto de Death Cab For Cutie, uno de mis grupos favoritos de siempre. Ben Gibbard y los suyos tocaron temas de su último disco “Codes and Keys”, pero, sobre todo, revisaron gran parte de su extensa discografía. Sonaron más que correctos, siendo los mejores momentos cuando atacaron los hits de ese espectacular disco titulado “Transatlanticism” (2003). “The New Year”, “We Looked Like Giants” y, para cerrar, “The Sound of Settling”. Grandes.

PLAY! – “The Sound of Settling” de su álbum “Transatlanticism” (2003)

 

BEIRUT

Seguimos en el Escenario Mini para degustar uno de los platos fuertes del día. Empezar con “Santa Fe” hace que ya estés a merced de lo que proponga Zach Condon. Sin embargo, Beirut, muy a mi pesar, no están hechos para tocar en formato de gran escenario. La acústica del lugar hacía que trompetas, acordeones, trombones y percusión se diluyeran demasiado en el inmenso espacio del Mini. Y es que a cada tema le faltaba una pizca de punch, de volumen. Lo mejor fue que no se dejaron nada de lo esencial de su repertorio en el backstage. Sonaron “Elephant Gun”, “Postcards from Italy”, y “Nantes”, con la que es imposible no emocionarse en lo más profundo de tu corazón.

PLAY! – “Nantes” del disco “The Flying Club Cup” (2007)

 

REFUSED

Y llegó el momento. Hace 14 años yo era un fan incondicional de esta banda sueca. En el año 1998, y tras publicar “The Shape Of Punk To Come” (1998), en mi opinión, uno de los mejores discos de la década de los 90’s (por no decir de la historia), Refused deciden separarse. No poder ver en directo ese álbum fue un drama mayúsculo, algo muy similar al sentimiento de no poder ver nunca a Nirvana. Ese disco fue único en su especie, ya que evolucionaba el hardcore hasta puntos insospechados. A la energía de sus composiciones se le añadía una mezcla inusual de jazz, electrónica y pop, que junto con la base punk, conformaba un álbum que se adelantaba a todo lo hecho hasta el momento. Pues bien, años más tarde, Refused deciden reunirse de nuevo en el año 2011 para llevar a cabo una serie de conciertos y volver a revisitar ese disco imprescindible. Ya situados en el Escenario Ray-Ban, las luces se apagaban y el apoteosis estaba a punto de comenzar. Para un servidor, lo ofrecido por Refused, sin duda, fue lo mejor de todo el festival. Pese a la edad del combo de Umea (ya no son chavales), el directo fue incendiario, con un sonido impecable y unos juegos de luces perfectos. Dennis Lyxzén no paraba de moverse, de contornearse a lo Jarvis Cocker, de dejarse la garganta. Pura adrenalina. Momentazos: “Refused Are Fucking Dead” y, por supuesto, “New Noise”, verdadera obra maestra del punk-rock.

PLAY! – “New Noise” del álbum “The Shape Of Punk To Come” (1998)

 

FRANZ FERDINAND

Tras Refused, todo lo que quedaba por delante se antojaba indiferente. Sin apenas recuperar el aliento, hubo que moverse rápido para llegar al Escenario San Miguel, en donde ya se escuchaban los primeros acordes de no sé muy bien qué tema de Franz Ferdinand (mi cabeza seguía en el Escenario Ray-Ban). Debo decir que los de Alex Kapranos me suenan a pasados de moda, como si su música ya no encajase en el panorama internacional. Tocaron todos los hits, pero quedaron empequeñecidos debido a los problemas de voz de Kapranos. No obstante, “Take Me Out” y “Do You Want To” hicieron bailar a todo aquel que se acercó a verlos. A mi el primero.

PLAY! – “Take Me Out” de su disco homónimo del año 2004

 

Y con los ingleses Franz Ferdinand nos despedimos de un día de contrastes. Reservando fuerzas para los dos días intensos que se venían encima. Aguardaban Other Lives, Siskiyou, Rufus Wainwright, Wavves, M83, The Rapture, Father John Misty, Anímic, Jeff Magnum, Beach House, Hanni El Khatib, The Weeknd y Justice.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s