dEUS – “In A Bar, Under The Sea” (Island Records, 1996)

Recuerdo perfectamente el día que escuché por primera vez “Suds & Soda”, por aquella época el tema más conocido del grupo belga dEUS, y que pertenecía a su álbum de debut “Worst Case Scenario”, publicado en el año 1994. El descubrimiento se produjo dos años después de la publicación, ya que tardaron en hacerse conocidos aquí. Ha llovido mucho desde entonces. Nada más y nada menos que 16 años. El que esto escribe, pasaba los veranos en Madrid, en casa de un muy buen amigo. Solíamos sentarnos en el sofá de su apartamento, junto con otros colegas del barrio, para escuchar las novedades más excitantes del momento. Era la época del “Dookie” de Green Day o del “Smash” de Offspring. El nuevo punk corría por nuestras venas y disfrutábamos con cada descarga adrenalínica que gente como Bad Religion nos proporcionaba. Y los fines de semana, como adolescentes que éramos, salíamos pronto de casa y nos dirigíamos en metro y autobús hasta el barrio de Malasaña. Había un bar ubicado en una de las estrechas calles del famoso barrio madrileño que pinchaban lo que a nosotros nos parecía “buena música”. Era un antro pequeño y mugriento, pero era un bar al que podíamos entrar tranquilamente y escuchar esa “buena música”.  Y fue en una de esas calurosas tardes de verano cuando sonó ese violín repetitivo, cual sirena de ambulancia, esos riffs de guitarra eléctrica caóticos, esas letras gritadas a dos voces, y ese estribillo tan pop, de esos que tardas un tiempo en dejar de tararear. Era “Suds & Soda”, probablemente el mayor hit de la historia del grupo.

Me obsesioné con ese tema y con esa extraña banda. Llegué a Barcelona y traté de localizar el disco que contenía la canción. No lo encontré inmediatamente. En su lugar, compré su segundo trabajo discográfico, “In A Bar, Under the Sea” (Island Records, 1996), recién sacado al mercado. Ninguna de las 15 canciones que conformaba el disco era “Suds & Soda”, pero, no obstante, se erigió ante mis oídos uno de los más eclécticos y maravillosos discos que había escuchado nunca. No era lo que yo buscaba… no. Era un sonido hipnótico, difícil de catalogar, una mezcla rematadamente caótica de estilos musicales. No comprendí ese trabajo enseguida. Pero sí que tenía un tema que me sedujo de inmediato, “Fell Off the Floor, Man”, una canción que poseía una fuerza eléctrica abrumadora, de altos y bajos, muy en la senda del grunge, pero totalmente diferente en espíritu. De repente, dejaban el ruido para convertirse en un tema de pop discotequero de los años 70’s, además de contener una cierta estructura jazz en sus percusiones. Y, claro, en cuanto aprendes a valorar esas cosas, el resto del repertorio del disco se torna gigante y absorvente.

PLAY! – “Fell Off the Floor, Man”

 

La historia de dEUS está marcada por continuos cambios de formación, que perduran hasta el día de hoy (en el año 2011 publican su último álbum, “Keep You Close”). Los miembros permanentes desde su fundación en 1991 son Tom Barman (voz y guitarra) y Klaas Janzoons (violín y teclados). Aunque debo admitir, con cierta amargura, que fue mediante la colaboración con sus primeros compañeros de banda cuando surgió la magia que tan buenos resultados le dio a dEUS en sus dos primeros discos. Después de “In A Bar, Under the Sea”, abandonaron el grupo Stef Kamil Carlens (bajo y co-autor de muchos de sus primeros temas), y Rudy Trouvé (guitarra). Con esa pérdida, dEUS se dejó en el camino parte de su ecléctica personalidad para dirigirse hacia sonidos más convencionales.

El título del primer corte de “In A Bar, Under the Sea” ya representa toda una declaración de intenciones: “I Don’t Mind What Ever Happens”. Y es que, realmente, da la sensación que les importa bien poco ofrecerle al público un trabajo fácil de digerir. Quieren pasárselo bien, incluir en cada tema sus inquietudes, sus influencias y gustos musicales. Da igual que “Serpentine” sea extremadamente simple en su estructura, que “Little Arithmetics” sea un tema pop brillante, que “Nine Threads” coquetee sin pudor con el jazz, o que “Theme From Turnpike” y “A Shocking Lack Thereof” pudieran ser relacionadas con el sonido más perturbador de Tom Waits. Ellos lo meten todo en la coctelera, le imprimen su sello particular y, sorprendentemente, lo convierten en un disco indiscutiblemente homogéneo. Un trabajo al que hay que acercarse con mente abierta, con ganas de que cada momento del disco deje una huella indeleble. Personalmente, “Roses”, penúltima canción del disco, todavía me pone los pelos de punta al escucharla.

 

PLAY! – “Roses”

 

PLAY! – “Little Arithmetics”

 

Más información:

dEUS tocan el 5 de Febrero en la sala Joy Eslava (MADRID), el 7 de Febrero en el Kafé Antzokia (BILBAO), y el 8 de Febrero en la Sala Bikini (BARCELONA)

http://www.deus.be/home/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s